Es una obligación impuesta a los empleadores por ley no. 689 / 1981, que prevé la comunicación al mando de la policía municipal de la contratación de ciudadanos extracomunitarios.

La tarea de la policía municipal es enviar la documentación a la Jefatura de Policía de Cuneo.